¿Qué es compliance y por qué lo necesitas en tu empresa?

Te contamos en qué consisten los mecanismos de defensa para evitar delitos en las organizaciones

Desde el año 2010, el Legislador español optó por incluir el régimen de responsabilidad penal de la persona jurídica en nuestro ordenamiento jurídico: es decir, desde aquel año (Ley Orgánica 5/2010, de 22 de junio), las organizaciones pueden cometer ciertos delitos, como estafa, blanqueo de capitales, delito fiscal, delito contra la Seguridad Social, cohecho, insolvencia punible, etc. 

No obstante, en 2015 (Ley Orgánica 1/2015, de 31 de marzo), se realiza una mejora técnica de la anterior Ley Orgánica de 2010, y dirige a todas las organizaciones a implantar “Modelos de organización y gestión de riesgos penales”, esto es, compliance.

¿Qué es compliance?

Podemos entender el término compliance como un mecanismo de defensa de las organizaciones para evitar sanciones penales, económicas y reputacionales, como consecuencia de los delitos que se puedan cometer dentro de ellas. 

¿En qué consisten esos mecanismos de defensa para evitar delitos en la organización? 

Entre estos mecanismos de defensa, nos encontramos con:

  1. el diseño de un mapa de riesgos que identifique los principales delitos que hipotéticamente se podrían cometer en la organización en cuestión;
  2. elaboración de políticas y procedimientos para homogeneizar las pautas de actuación en la empresa (tales como códigos de conducta para empleados y códigos de conducta para proveedores y clientes, políticas anticorrupción, políticas de gastos, procedimiento que regulen las compras en la organización, etc.);
  3. creación de un Canal de Denuncias y de un sistema disciplinario; 
  4. formación en materia de compliance al órgano de administración y a empleados; 
  5. designar una partida presupuestaria anual para el buen funcionamiento del sistema de compliance; y
  6. revisión periódica del citado sistema de compliance, es decir, no solo sirve el diseño e implementación de un sistema de compliance, sino que es igualmente necesaria su revisión y actualización.

 ¿A quién afecta la responsabilidad penal corporativa y compliance?

Organizaciones de todo tipo y tamaño, así como a sus integrantes: órgano de administración, directivos, empleados, autónomos, agentes, subcontratados, etc.

Compliance penal en las PYMEs

Las PYMES, que constituyen el 99,8% del tejido empresarial español, pueden cometer los mismos delitos e incurrir en idénticas penas que las grandes empresas.

Además, compliance va más allá de la implementación del sistema de prevención de delitos: cualquier empresa que tenga un Plan Compliance puede tener un mayor control sobre todo el funcionamiento de la organización y, por tanto, estará en mejor situación para tomar determinadas decisiones de negocio.

¿Y si no tengo Compliance?

Las consecuencias penológicas para las organizaciones en caso de ser penalmente condenadas en un proceso penal son: multa; clausura de establecimientos; suspensión de actividades; intervención judicial; prohibición de realizar determinadas actividades; inhabilitación para recibir subvenciones y ayudas públicas; disolución y liquidación.

Compartir

Más artículos

Escríbenos