Bufete Osuna consigue que un juez acuerde la exhumación de sus posibles abuelos para poder heredar un inmenso patrimonio

Una de las clientas del despacho Bufete Osuna, especializado en demandas de paternidad, es la presunta hija de un magnate de menorca.

Desde el despacho hemos conseguido que el juez acuerde la exhumación de sus posibles abuelos para poder heredar un inmenso patrimonio.

El presunto padre, que vivió entre Barcelona y Menorca, era soltero y no tiene descendencia directa, a excepción de dos sobrinos que fueron los receptores de una herencia multimillonaria, compuesta por un amplio inventario de:

  • Palacios
  • Tierras rústicas
  • Viviendas
  • Joyas
  • Obras de arte
  • Empresas
  • Metálico en bancos

La prueba más importante es la del ADN entre la reclamante y la familia biológica.

Al no ser posible la exhumación del presunto padre, ya que está incinerado, y ante la negativa de sus tíos, el Juez ha decretado la prohibición de incineración y manipulación de los restos óseos de los presuntos abuelos, mientras no se proceda a la práctica de la exhumación y recogida efectiva de muestras biológicas de aquéllos

Una historia que comenzó en 1945

El nacimiento se produjo fruto de las relaciones íntimas mantenidas por su madre, una reconocida profesora de lenguas, y el presunto padre.

Debido a la gran afinidad que existía entre ambos, se inició una relación de noviazgo. A pesar de existir una diferencia de edad y la distancia entre ambos lugares BARCELONA Y MENORCA en aquella época , década de los años 40, la relación perduró.

Se produjo el embarazo, y el millonario no reaccionó bien. Hay que contextualizar la situación al año 1945, que una pareja de novios sin haber contraído matrimonio, fueran a tener un hijo, era un absoluto escándalo.

La situación se puso muy complicada para la relación, más aún para la madre que apenas tenía la mayoría de edad. Siendo fácil de suponer que, la situación produjo que aparecieran asperezas entre ambos y distanciamiento entre la pareja. El poco contacto que mantenían, era por correo postal. Se fue torpedeando la relación que terminó por romperse.  Siendo fácil de imaginar el calvario que vivió la madre soltera con apenas 20 años, acribillada por la sociedad de la época. De ahí que, decidiera enterrar el pasado olvidando al hombre que tantísimo daño le había causado.

El parecido físico entre padre e hija es abrumador, a pesar de tener distinto sexo.

Hubo mediación de alguien para que el presunto padre aceptara la paternidad, motivo por el que empezó a pagar cantidades de dinero y se hizo  cargo del colegio de la menor.

En la demanda se aportaron las siguientes pruebas:

  1. Certificado de nacimiento que aparece como hija de madre soltera. 
  2. Intercambio de cartas que hay entre padre y madre, donde se reconoce el embarazo.
  3. Intercambio de cartas de otros familiares y amigos, en igual sentido.
  4. El padre otorgó el apellido a su hija (las notas del colegio y en otros registros)
  5. El padre estuvo haciendo aportaciones económicas a la madre y a su hija.
  6. El gran parecido físico, entre hija y padre biológico.
  7. El haberse reunido ambos en reiteradas ocasiones.
  8. La práctica de la prueba biológica con carácter anticipado.
  9. Documentos de pagos.

Los derechos de la hija son mucho más sólidos que los de los sobrinos, por lo que al ser al ser heredera forzosa, se convertirá en la única heredera y despojará de la herencia a los sobrinos del millonario, que viven en Sevilla.